Rss Feed
  1. Querer no es saber

    domingo, 4 de marzo de 2012

    Dibujar se me da fatal. Puedo y, a veces, quiero hacerlo, aunque los resultados se parecen más a los de alguien de seis o siete años de edad. Por eso, cuando he necesitado un dibujo profesional, en este caso, un logotipo de empresa, se lo he encargado a un diseñador y no he empezado a pintar la idea que me rondaba por la cabeza sin ayuda. Podría haber dibujado mi propio logotipo pero eso no quiere decir que el resultado hubiera sido óptimo. Esta entrada va de eso. Querer hacer algo no es sinónimo de hacerlo bien.

    Parece que muchas empresas no opinan lo mismo que yo. Últimamente, se multiplican los ejemplos de reputación tirada por los suelos por una pésima traducción (mejor, localización) de productos y servicios. Seguro que conocéis docenas. Aquí me quedo con tres:

    1- Hace tiempo escribí a la empresa que desarrolló un conocido gestor para Twitter. Meses después recibí respuesta. Buscaban gente para "ayudarles" a traducirlo a varias decenas de idiomas. Les contesté con mi disponibilidad y tarifas. Malentendido. Lo que querían en realidad eran traductores voluntarios. El premio: que tu nombre aparezca en su web. Estoy ansiosa por ver el resultado. En Twitter también citan a su "vibrante comunidad de traductores voluntarios" que se dejan párrafos en inglés o se inventan una frase de error original donde las haya.


    2- ¿Qué podemos decir de Facebook? Pues que un gigante que sale a bolsa con una valoración de miles de millones de euros no tendría que pedir limosna en forma de opinión, ya no a traductores voluntarios, sino a sus propios usuarios. Eso sí, a cambio nos ofrecen utilísimas traducciones gracias a Bing. No sea que tengamos un amigo ruso o japonés y no entendamos si nos está insultando o tirando los trastos. ¡Qué considerado es este Mark!




    3- El tercer caso es, para mí, el más doloroso porque se trata de una aplicación que uso a diario. 4square utiliza la geolocalización y se convierte en una mezcla de juego con amigos, oportunidad de negocio para empresas y centro de recomendaciones de ocio. He intentado contactar con ellos a través de su bolsa de talentos. Imposible a no ser que se conozca a alguien de dentro. Mientras tanto, se me ocurrió empezar una iniciativa en Twitter que varios compañeros me ayudaron a bautizar. Con la etiqueta #xl8badge ("badges" son los trofeos que se consiguen en 4square al completar determinadas actividades), tuiteo fallos de traducción que dejan claro que esta gente tan cool de NYC y SF necesita contratar, por ejemplo, a una traductora pacense quizá menos cool pero sí más preocupada por la calidad. Al final, los ejemplos resultan hasta graciosos:

    - Una mejor práctica (...) es crear una única Página de tu marca paraguas y utilizar Tips.

    - Felicidades! Tu check-in en x reciente acaba de desbloquear el badge Gym Rat.

    - Las listas te ayudan a encontrar lo mejor de todo, desde bollos de cerdo hasta parques.

    - Explorar: Sugerencias para Thursday at 10:19am.

    - Ya sea que seas un restaurante (...) carrito de comidas, tienda de departamentos...

    Y no nos olvidemos de las categorías de establecimientos que proponen:

    En Comida tenemos sitios muy adaptados a la cultura local: restaurante libre de gluten, barra de jugos, local de macarrones con queso (¡qué poca variedad!), restaurante malasio o Turkish restaurant.

    En Tiendas y Servicio, los clásicos Camera Store, Car Wash, mercado de pulgas, florería, Newsstand, disquería o tienda de pasatiempos. Y cuidadito por la noche en los locales nocturnos porque lo mismo te metes en un hookah bar que en un antro.

    Supongo que algún día no muy lejano, empresas como 4square cruzarán el charco; si es así y no quieren que todos nos descarguemos su aplicación en inglés o troleemos sobre su mala estrategia de internacionalización, ¿pagarán y se darán cuenta de que querer NO es saber? Y, si no fuera así, ¿habrá gente desinteresada, "vibrante" y con tiempo libre dispuesta a traducir gratis? Intuyo que la respuesta ya la sabemos.

  2. 10 comentarios:

    1. Curri dijo...

      Jajajajaja. El mercado de pulgas mola que te cagas XD Tuve problemas hace dos años cuando estuve en Canadá, en casa de la familia de mi novio, y me dijeron que me llevaban a un “flea market” y tuve que preguntarles unas cuantas veces que qué era eso, porque mi mente traductora no entendía a qué venía eso de las pulgas. Al final, mi novio me dijo que era una gilipollez de nombre, pero que era un mercadillo de toda la vida (“those Americans and their crazy names”, añadió).

      Propongo que hagamos todos lo mismo con Twitter, con 4square, con Facebook, porque seguro que todos leen lo que sus fans escriben. Por lo menos, si unos cuantos cienes de traductores españoles (y alguno latinoamericano que añadamos a la saca) se queja constantemente, digo yo que harán algo. Al menos, darse por aludidos.

      Un saludete.

      PD: Por alguna raz'on, tu blog me cambia el teclado al ingl'es, por mucho que cambie la lengua de mi teclado....

    2. Olli dijo...

      Entrada interesantísima! Otra cosa es que estemos de acuerdo :P. A ver, del crowdsourcing en traducción se habla mucho y mal, sobre todo los que somos traductores porque es un ejemplo de desprestigio de la profesión y bla bla bla. Sin embargo, creo que hay que ver el otro punto de vista: si Facebook quiere que su interfaz sea un mojón, allá ellos. De hecho, creo que el punto positivo del crowdsourcing es que permite poner contenidos a disposición de usuarios en idiomas no tan normales (en inglés puede que sea fácil encontrar traductores pero igual en tagalo resulta un poco más difícil). Ten en cuenta también que creo que todo esto es más una estrategia para implicar a los usuarios que un ahorro real de dinero, al menos en el caso de Facebook, porque sus traducciones las hace una grande del sector. No sé Twitter pero vamos, tampoco me extrañaría nada.

    3. Entramos en el mundo del crowdsourcing, ese terreno peligroso. :P Yo he tenido varias opiniones acerca del crowdsourcing a lo largo del tiempo según mi propia experiencia y lo que he leído, y saco varias conclusiones:

      - Si es posible, que la empresa se olvide del crowdsourcing si quiere parecer seria. Al trabajar en una empresa cuyos productos tienen mucha visibilidad, las consecuencias pueden ser nefastas en según qué productos.

      - Aceptemos que la empresa quiere implicar a sus usuarios en la traducción para que así se sientan más partícipes. Aquí el problema es quiénes son esos usuarios, porque unos harán cosas muy decentes y otros auténticas chapuzas. Si no me equivoco, el sistema de Facebook va por votaciones, lo cual es un gran filtro, aunque no es la solución óptima.

      - Dicho esto, lo "ideal" sería un sistema híbrido, donde las traducciones son hechas por los usuarios y luego un equipo de traductores profesionales se encarga de revisar y testear todo. Esto es "ideal" entre comillas porque, si no hay un filtro previo, puede ser desesperante retraducir casi todo.

      Lo interesante es que la necesidad del traductor venga del equipo de marketing de la empresa, no simplemente de alguna cabeza pensante. Personalmente, no sé en qué diantres piensa Foursquare para tener semejante chapuza. No tiene un volumen gigante de contenido como para realmente ahorrar mucho en costes... No me cabe en la cabeza cómo los de marketing de España ven eso tan normal.

      Yo estoy contigo, Ana: sigue haciendo campaña, pues la única manera de que cambie es patentando la necesidad de una buena traducción. Es decir, ¡que se vea que los usuarios no están contentos!

      Pablo

      ¡Ahí queda eso!

      Pablo

    4. Hola:

      Muy buena entrada, Play.

      Puede que tengas razón, Olli, y que sea una estrategia para ser más cercano o guay (eso en el caso de Twitter y Facebook), pero tendrían que plantearse lo cutre que es el resultado. En Foursquare sí que creo que es querer ahorrarse la pasta.

      Por otro lado, os dejo aquí una anotación por lo del «mercado de pulgas»: en alemán, a ese mercadillo de la calle tipo rastro en el que venden tanto comerciantes «profesionales» como particulares que quieren deshacerse de lo que ya no necesitan, se le conoce como «Flohmarkt», «mercado de pulgas». No sé de dónde provendrá.

      Bueno, os dejo, que voy a ver si mi vecino que está todo el día limpiando su coche y lo ama con locura, me arregla el mío, que se le deben de dar bien... :P

    5. Gran entrada, Ana. Ya tenía ganas que comentaras más a fondo el caso de 4square: ojalá llegue a quien pueda hacer algo al respecto y se replanteen la imagen que están dando.

      El crowdsourcing es muy útil en muchos casos, pero bien llevado y sin tomar el pelo al personal. Si no tienes ánimo de lucro, perfecto. Si eres una empresa con unos beneficios grandísimos, está feo hacer que tus usuarios trabajen por ti, sobre todo si no les haces regalitos exclusivos. ¿Vendes los datos de tus usuarios al mejor postor y encima les haces trabajar gratis? Eso está feo. Ah, que el servicio es gratis. Claro, claro.

      Pero hagamos como que 4square son muy majos todos y merecen que su comunidad trabaje gratis para ellos. Claramente, no les preocupa en absoluto el resultado final, de lo contrario habrían implementado medidas para garantizar la calidad. Facebook tiene su sistema de votaciones, que es lo mínimo que se puede hacer y tampoco garantiza nada (a la captura "amigos salvajes" me remito), pero ya es algo. Al menos 4square podría facilitar que sus usuarios informen de fallos o propongan soluciones mejores, pero parece que no les interesa recibir opiniones o comentarios al respecto. Pongámonos radicales e innovadores: podrían contratar jefes de idioma para controlar lo que hace la tropa y evitar que la cosa se salga de madre. Si tu objetivo es involucrar a tu comunidad, pero no tienes especial interés en ahorrarte unos durillos (o eso dices), paga por la revisión, carallo.

      Dicen que es mejor una traducción mala que no proporcionar traducción en absoluto. Con ejemplos como los que indicas ("Una mejor práctica (...) es crear una única Página de tu marca paraguas y utilizar Tips"), muchas ganas de usar su servicio no dan, la verdad. Lo que sí dan es una imagen cutre. Yo, que puedo, prefiero ponerme el móvil en inglés para que no me suba la tensión al ver apps tan ininteligibles. ¿Y el que no entiende inglés qué hace? ¿Ponerse a descifrar el lineal A? No lo veo.

    6. Esanchezleon dijo...

      La traducción de 4Square me duele en el alma cada vez que la veo. Es un texto original tan currado que da mucha pena "eso" que aparece en la versión española. En Twitter he visto varias quejas de la traducción, pero hará falta que 4Square se las tome en serio. Cuando Twitter lanzó las versiones traducidas de su web, publiqué una entrada en el blog que tuvo bastante repercusión. Descubrí que sí que había una persona detrás de la traducción, pero que las decisiones se tomaban de forma muy democrática. Alguna vez hice algún comentario en Twitter a la responsable de la traducción al español, pero dejé de esforzarme cuando me dijo que Twitter era una empresa "pequeña" (cuando recientemente habían recibido una inversión multimillonaria).

    7. Playmobil dijo...

      Gracias a todos por los comentarios. Está bien que se genere debate. Era la idea inicial. Tampoco yo defiendo a muerte ninguna de las opciones pero dejo claro que me parece una cutrez la forma de plantear la localización de empresas como 4square. Sobre el origen del "mercado de pulgas" http://www.etymonline.com/index.php?term=flea+market. Quizá la estrategia tendría que ser mixta: crowdsourcing para implicar a los usuarios y un equipo de revisores que gestione el proceso. Desde luego, yo voy a continuar con mi campaña. Quizá estos clientes no cambien de idea pero puede que otros sí.

      Elisabeth, ¿me puedes enlazar la entrada que comentas? Me gustaría leerla ;) Thanks!

    8. Anónimo dijo...

      De hecho, sí, Facebook cuenta con revisores en plantilla, por lo que se trata de un sistema híbrido. Lo que ya no sé es cómo trabajan ni si llevan un control de las traducciones y revisiones "amateur" de los usuarios.

    9. Los de twitter no tienen vergüenza. Panda de aprovechaos. Pero bueno, ya se sabe que para escribir y traducir todo el mundo vale, quién no hay usado el word reference o quién no ha escrito una redacción en cole. Entradón el de hoy, play! x

    10. Ana, muy interesante tu entrada :) Si es que las empresas no se enteran... en fins... amigos salvajes por todas partes.

    Publicar un comentario