Rss Feed
  1. Proyecto Samanta

    domingo, 27 de noviembre de 2011




    Samanta Villar y su colega de trabajo Carmen Lomana, a punto de pillar el metro para comenzar una extenuante jornada laboral en un bar de fritos de Carabanchel Bajo.










    Noviembre de 2011. #cansancio #necesidad de cambio #dignidad laboral

    Idea: dejar de trabajar con un cliente principal que no acepta negociaciones.

    Lo malo: pérdida de poder adquisitivo, traducciones interesantes y una cesta de Navidad.

    Lo bueno: en caso de éxito, mayor libertad y mejores clientes dentro de varios meses.

    Solución: emular a mi odiada Samanta Villar, más conocida como la periodista imputada por robar cobre en un programa de seudoinvestigación (21 días).

    Método: enviar durante tres semanas CV de forma selectiva a distintos profesionales y empresas. Hubo días en que mandaba más de un CV. Sigo haciéndolo en enero cuando tengo tiempo. En algunos casos, a través de sus páginas web, formularios específicos y demás inventos del demonio. Se impone la costumbre de solicitar acuerdos de confidencialidad y no mandarte trabajo en dos años.

    Control de avances: se realiza con ese documento de Excel con columnas y colores del que todos renegamos pero que acaba siendo como un hijo, pues nos parece más bonito que cualquier programa de facturación que nos pongan por delante, por ejemplo.

    Objetivos: editoriales, agencias de traducción, revistas, empresas españolas interesadas en internacionalizar (algunas querrán, pero aún no lo saben), desarrolladores de juegos... La idea consistía en encontrar clientes: más, mejores y de otros campos.

    Desarrollo: en total, han sido 50 los objetivos contactados: 8 mostraron interés pero con vistas a un futuro; estoy trabajando actualmente con 2 y hay otros 2 con perspectivas. Mandar una captura de pantalla o documento con fallos para que el cliente sea consciente de ciertas chapuzas funciona a veces. En otros casos, ni eso sirve.

    Curiosidades: ninguna editorial contestó. Algunas empresas decían tener traductor interno (creo que es primo de Google, de apellido Translate). Es recurrente la excusa del jefe de proyecto o encargado de gestionar tarifas que se va de vacaciones, se da de baja, cambia de personalidad o se muda a un país remoto.

    Detalle: 2 personas me llamaron porque otro colega traductor o lingüista nos había puesto en contacto o porque me conocían de haber trabajado juntos en ocasiones anteriores.

    Conclusiones: hay que repetir el proyecto Samanta un par de veces al año. Sin desesperar. En caso de que esto ocurra, hay que contar con amigos que compartan nuestra profesión para momentos de desahogo o hacer kickboxing.

    Replanteamiento: quien tiene un amigo tiene un trabajo. El nuevo objetivo es conocer o caer bien a personas que trabajen en Amazon, Sony, Spotify... o, en su defecto, empresas con sede en Madrid, gimnasio con sauna y un cocinero que me haga pizza dos días a la semana.

    Besos

    Play

  2. 20 comentarios:

    1. Unas veces más, unas veces menos, todo da sus frutos. :)

      Pablo

    2. Aida dijo...

      Gran entrada y muy interesante proyecto.
      La paciencia es sagrada para estas cosas pero a veces es verdad que un amigo o una sesión para liberar adrenalina es fundamental.

    3. sanirameneri dijo...

      Yo soy muy partidaria de estos proyectos de búsqueda de clientes masiva, siempre dan resultado aunque solo sean un par de clientes, aunque tarden en contestar, al menos algo sale. Lo importante es seguir motivado y con ganas, y parece que de eso tú tienes para exportar ;-)

    4. ¡Al fin conozco tu proyecto Samanta! Me ha parecido muy original y me gusta el optimismo con el que lo has puesto en práctica. Un abrazo, Ana.

    5. Olli dijo...

      Me parece un plan excelente.

      Yo hago algo parecido cuando hay poco trabajo. Aprovecho para enviar CVs y seguir ampliando la cartera de clientes potencial. Eso sí, si puedo dar un consejo, que ese CV diario se convierta en un mínimo de 5 (no menos de 25 a la semana). De esa forma, multiplicas tus posibilidades de que te envíen oportunidades interesantes de trabajo :)

    6. juliacgs dijo...

      Pues en general, no ha ido muy bien, no... Pero bueno, alguna cosa has sacado, por lo menos.

      Muy significativo lo de que no conteste absolutamente ninguna editorial, que parecen moverse todas por contactos de amigos de amigos de conocidos. De todos modos, y tras mis últimas experiencias, no sé yo si decir que lo de trabajar con editoriales no es precisamente un trabajo próspero, sobre todo si estás buscando buenos clientes, que te traten con respeto y dignidad y que estén dispuestos a pagar tarifas que no sean un insulto o un chiste.

      Por lo demás, tienes mucha razón: el proyecto Samanta es algo que deberíamos hacer todos periodicamente, e ir dejando en la cuneta a los clientes malos... A lo mejor así recapacitaban y mejoraban, aunque fuera un pelín...

    7. Sara Ferrero dijo...

      Me ha encantado!!! creo que tendré que copiarme un poco de tu proyecto y ponerme con energía, a ver si encuentro algo que merezca más la pena ;)

    8. ¡Ya tenía ganas de leer las conclusiones del Proyecto Samanta! (y de ver una foto de la Lomana).

      Creo que vas en la buena dirección y que todos tenemos que seguir esta estrategia. ¡Y no desanimar! Sólo hacen falta un par de clientes buenos, buenos, que cuentan como 10 malos.

      ¡Un abrazo!

    9. Aquí pasa algo raro con las fechas. Hablas de noviembre de 2010, la entrada aparece con fecha de noviembre de 2011 y se publica en enero de 2012. ¿Esto es un homenaje a Regreso al futuro, que han echado en la tele hoy?

      Está visto que hay que combinar la acción comercial del buzoneo con la presencial del networking. Vamos, que el enchufe es lo que mejor funciona, ahora y siempre.

    10. Esanchezleon dijo...

      Pues si de 50 mensajes enviados has tenido 12 respuestas, es un gran éxito. En el telemarketing por correo electrónico la tasa de respuesta se estima en un 2%... http://www.gorkagarmendia.com/cual-es-la-respuesta-media-en-marketing-directo.php

    11. Isabel Espuelas dijo...

      Buena iniciativa, yo soy de las que piensa que el que siembra, al final recoge sus frutos. ¡Mucha suerte!
      Isabel

    12. Redes sociales, the tattoo :D
      Me gusta ese proyecto Samanta, este año voy a intentar hacerme uno. Sigue así, siempre mirando hacia adelante. Y que no decaiga el ánimo! Abrazote

    13. Playmobil dijo...

      Gracias a todos por los comentarios y sugerencias. Jordi, había un baile de fechas, sí. Ya está corregido :) Elisabeth, 12 respuestas no necesariamente positivas. De hecho, negativas la mayoría. Además de Oli, ¿alguno más hacéis proyectos Samanta? ¿En qué se diferencian o cómo mejoraríais este?

    14. Yo no es que haga un Proyecto Samanta, es que vivo perpetuamente en uno. Aunque tengo trabajo de manera habitual, nunca descuido buscar nuevos clientes (a ser posible directos, pues agencias y editoriales son malas pagadoras, por lo general). Aunque los resultados son poco fructíferos, eso por descontado, siempre vas uno sacando algo bueno de "vivir en campaña". La conclusión a la que he llegado es la misma: quien tiene un amigo o un conocido en una empresa a la que pueden interesarle tus servicios, tiene un tesoro. ¡Felicidades por la entrada! :-)

    15. Mi caótica organización acaba de ver la luz con tu proyecto Samanta. Creo que me lo copio pero cambio excel por spreadsheet de san gúguel :P
      Y la sauna para traductores... ¡imprescindible! :P

    16. Javier Mallo dijo...

      Play, como cualquier buzoneador te podrá contar... tu tasa de respuesta ha sido buenísima. ¡Sigue así!

    17. Jenny dijo...

      Yo hice algo así cuando empecé a trabajar e hice un seguimiento cuyo resultado no fue nada positivo. Escribí a unas 200 empresas tirando de directorios y páginas amarillas, y aunque algunas me respondieron e hice varias pruebas, creo que ninguna me llegó a dar trabajo jamás. Vale que no tenía experiencia, pero ya me había licenciado.

      Por eso, si con 50 mensajes has conseguido 2 clientes nuevos, ¡me parece que está muy bien! Nunca hay que dejar de buscar.

    18. Yo también lo hago de vez en cuando y tengo mi fantástico excel de "Búsqueda de curro", en el que voy apuntando empresas que a priori me interesan, si tengo información adicional y extraoficial de ellas, me lo apunto también, y cuando tengo tiempo voy mandando CV. Luego tengo la columna de Observaciones en la que pongo si me han contestado, si me han pedido prueba de traducción, si hemos hablado de tarifas o si simplemente he enviado un formulario web. Y me marco en verde empresas con las que he acabado trabajando, que siempre anima.
      Y bueno, hay empresas que hasta dos años después no me empezaron a mandar trabajo, pero lo hicieron :-)
      Otra cosa que hago es que a las empresas que consideraron que era buena para trabajar con ellos, aunque no me hayan mandado nunca nada, de vez en cuando le mando un correo con cualquier excusa: que si he añadido experiencia laboral a mi CV, si me he comprado un programa nuevo, si he hecho algún curso interesante... Si he estado de vacaciones, pues escribo diciendo que vuelvo a estar disponible y cosillas así :-)

    19. Playmobil dijo...

      Al final lo de vivir en un permanente Proyecto Samanta como comenta Darío sería la opción buena. Ahora que estoy más ocupada he bajado de nivel de acción a un par de envíos o tres a la semana. Ya os iré contando qué tal los resultados :)

    20. Maria dijo...

      El proyecto Samanta tiene que ser una constante, una especie de stand-by. Llega un momento en que ya funciona casi solo y prácticamente solo hay que hacer el "mantenimiento": enviar cvs actualizados a los clientes potenciales con las mejores perspectivas o más interesantes.

      Yo llevo 8 años en esto y he hecho cuatro "proyectos Samanta", por usar tu nombre. En cada uno de ellos he descartado algún cliente que pagaba mal o tarde o tarde y mal, y he incorporado a algún cliente mejor a la cartera.

      Este mes de abril quiero hacer la edición V, y en este caso mi objetivo no es tanto tarifario como descartar los clientes que me suponen trabajar de noches. A ver cómo me va :)

    Publicar un comentario